El Ultra Trail del Mont- Blanc, esta no es una carrera cualquiera. El Ultra Trail del Mont Blanc es considerada por muchos la madre de todas la carreras, la cima del trail running mundial.

Esta carrera te da la posibilidad de vivir una autentica aventura de 170 km y +D10.000m dando la vuelta al Mont-Blanc en menos de dos días y pasando por tres países como son Francia, Italia y Suiza.

 

Lo ideal para poder trasladarnos a lo sucedido en Chamonix es remontarnos a las horas previas de la carrera…

Días atrás la organización se había puesto en contacto con nosotros con la intención de notificarnos que no sería necesario activar ninguno de los Kits previstos para temperaturas extremas, eso nos alivió y nos permitió disfrutar si aun cabe más con la familia los días antes a la carrera de visitas obligadas en Chamonix como son el subir en teleférico al  Aiguille du Midi, disfrutar de magníficos lagos de montaña situados entre los 2.000 y 2.500 m de altitud, subir a Montenvers a bordo del celebre trenecito rojo de cremallera y luego desde allí visitar a pie el Mer de Glace, ¡el glaciar más largo de Francia!, pero  el mismo día de la carrera cuando en principio queríamos centrarnos solo en descansar bien y comer algo de pasta, recibimos un mensaje de la organización en el que se nos informaba que activaban el “Kit de Frío” y nos advertía de que soportaríamos temperaturas inferiores a menos diez grados. ¡Empezaba la fiesta!, parece que además de los casi 2500 corredores también fue convocada la lluvia y el frío.

 

 

Son las 16:30 horas ya nos dirigimos hacia el arco de salida , la carrera sale a las 18:00 y ya no cabe un alfiler, empezamos a callejear por Chamonix un poco y conseguimos situarnos por delante de las escalinatas que dan acceso a la Iglesia de Saint Michel situada justo detrás de la salida, ahí nos quedamos bajo una incesante lluvia pero que parece que va perdiendo algo de intensidad aunque no cesará hasta pasadas una cuantas horas ya bien entrada la madrugada. Quizás este sea un buen momento para decir que las prendas que llevamos en carrera tanto la Chaqueta como el sobrepantalón impermeables de la marca UglowSport han sido toda una garantía, no solo no nos mojamos sino que transpiraron a la perfección y cumplieron con creces todo lo que se le puede pedir ante este tipo de condiciones adversas.

El ambiente en la linea de salida es fantástico, 2.300 corredores de más de 100 nacionalidades direferentes y todos con un mismo objetivo, ser Finishers de la mejor carrera del mundo. Comienza la cuenta atrás y suena Conquest Of Paradise de Vangelis , nuestra particular conquista del paraíso comienza. Jamás en nuestra vida podremos escuchar esta canción sin acordarnos de este momento.

 

Muy difícil expresar con palabras lo que sucede durante los primero kilómetros, miles de personas gritan por todas las calles de Chamonix , ¡ allez, allez ¡ hecho que se repite casi hasta Les Houches (km8), donde apenas paramos, al igual que en Saint Gervais (km21), ya en Les Contamines (km31) si que hacemos nuestra primera parada de pocos minutos donde veremos por última vez hasta Cormayeur en Italia a nuestras familias, allí estos nos podrán dar asistencia e incluso pasar al avituallamiento mostrando un pase que nos facilitaron a los corredores en la retirada de dorsales, todo en esta carrera está bastante bien organizado, y los avituallamientos son verdaderos “Self Service”, dulce, salado , caliente… quien no come es porque no quiere , nosotros lo tenemos muy claro hace bastante tiempo , en estas carreras hay que comer bien, mientras menos geles y barritas nos metamos entre pecho y espalda más segura tendremos la meta. Comenzamos la primera noche y por delante viene una larga y dura subida hasta el Col du Bonhomme (2.300m), pasando antes a mitad de subida por La Balme (km39). A lo largo de esta subida imperaría la niebla que hacía que la luz de nuestros frontales se perdiera y nos impidiera ver a poco mas de 1 o 2 metros. A estas alturas de carrera ya notábamos muchísimo frío y  la clave sería no pararnos y avanzar entre barro lo más rápido posible. De vez en cuando levantábamos la vista y veíamos grandes neveros a ambos lados del camino, esto nos recordaba que estamos a mas de 2.000 metros y que llegaríamos hasta los 2.500, la noche estaba entretenida…

Casi sin darnos cuentas coronamos y comenzamos un descenso de unos 6km  hasta Les Champeux ( km50 ), aquí somos testigos de como la organización realiza un exhaustivo control de material a todos los corredores. En este mismo avituallamiento, había también un “Stand” de la marca Petzl donde te daban pilas y recargaban tu frontal, todo un oasis de luz en medio de la noche… Como en todos los avituallamiento, aprovechamos para comer, tomar algo caliente  y seguimos ya que “en breve” veremos a los nuestros.

 

Lo siguiente será subir hasta el Col de la Seigne (2.516m) donde abandonaremos Francia y entraremos en Italia.  Justo esa cima nos pone en nuestro sitio y nos hace ser consciente de lo poca cosa que somos y de lo brutal del reto al que nos estamos enfrentando , imposible describir con palabras el entorno , solo nos miramos y ambos pensamos Brutaaaaal!!!! , poco más que decir … ya en la bajada hacia Lac Comball (km 65) nos comienza a amanecer y avanzamos hacia el fondo de un valle en el que podemos disfrutar de unas vistas espectaculares. Hasta este momento y a pesar de las inclemencias meteorológicas íbamos clavando nuestras previsiones de paso por los diferentes puntos de control. Tras el avituallamiento ya solo nos falta una subida y una bajada para llegar a Courmayeur, nuevamente ascenderemos hasta los 2500 metros y en Arete du Munt Favre volvemos a presenciar el espectáculo maravilloso de la naturaleza salvaje, aquí algo más inquietos nos lanzamos hasta el siguiente punto , los nuestros nos esperaban…

 

 

 

 

Cormayeur (km78), punto psicológico de carrera donde nos ponemos ropa seca, nos aseamos un poco y charlamos con nuestras familias, estas nos ven bien, hecho del que nos encargamos habitualmente para no preocuparlas, en este caso además es verdad, tenemos sed de kilómetros y de seguir disfrutando por estos entornos de película, en menos de 1 hora hacemos todo esto y salimos con un buen caldo caliente que nos ayudará a retomar la marcha.

 

LLegada a Courmayeur

 

 

 

Inmediatamente comenzamos a ascender hacia el Refugio Bertone (2.000m), una dura subida que una vez pasado este refugio nos lleva hasta otro mítico refugio de montaña como es el Refugio Bonatti (2.025m), aquí son ya 90 kilómetros de carrera los que llevamos y nuevamente las vistas son espectaculares, solo por eso vale la pena el sueño y el agotamiento.

Refugio Bertone

Refugio Bonatti

 

 

 

 

 

 

Justo después del Refugio Bonatti descendemos hasta Arnouvaz (km95), avituallamiento donde nos dejan claro que el que no salga con pantalón largo y chaqueta no le permitirán continuar en carrera ya que para ascender al Gran Col Ferret (2.490m) será indispensable debido a las condiciones climatológicas de frío y viento que al parecer hay en dicho paso alpino. Bien pertrechados, comenzamos una dura subida.

 

 

Decidimos como casi siempre marcar nuestro ritmo e intentar no parar , así lo hacemos, unos pasos muy cortos minimizan la inclinación y aunque aparentemente avanzamos muy lentamente, son muchos los compañeros de batalla que vamos dejando atrás, decir que durante toda la carrera hemos estado adelantando corredores, hecho que nos motiva y nos invita a seguir. ¡Coronamos¡, ya estamos en Suiza ,tercer país que visitamos y ahora una larga bajada de unos 10km que nos llevará hasta La Fouly (km109). Alguna vez han pensado en irse a vivir al monte con una casa de madera en la que hay chimenea y un gran ventanal desde donde pueden ver las vacas pastando en la misma puerta de casa, pues eso es La Fouly, que sitio más hermoso, estos suizos si que saben.

Continuamos bajando algunos kilómetros más y después de una subida de unos 4 kilómetros llegamos a Champex Lac (km123) y son las 22:00 horas del Sábado y llevamos en carrera 28 horas. Puede parecer una locura pero nosotros sabíamos que aquí empezaba la carrera , si ¡¡ en el kilómetro 123 empieza la carrera, sobre el papel 3 subidas y llegamos a la meta , pero que tres subidas. Comenzamos la segunda noche de carrera en otro entorno digno de portada de revista. Nuevamente salimos con algo de caldo caliente en las manos y retomamos la carrera con la intención de afrontar el último tercio de la misma, primero subiendo hasta La Giete (2.100m), subida que se nos hace interminable, parece que nuca íbamos a coronar. Luego un descenso de unos 8km hasta Trient (km140) otro pequeño pueblo de Suiza con una bonita iglesia de color rosa. Aquí nos están esperando nuevamente nuestros familiares que a su manera tambien se están haciendo una pedazo de Ultra. El sueño hace mella en nosotros y ya desde hace un rato negociamos si descansar unos minutos o no, pero finalmente y a pesar de haber decidido lo contrario avanzamos. Pensamos que mientras antes retomemos el camino antes acabará nuestro particular Via Crucis. Salimos de Trient y nos enfrentamos a una nueva subida similar a la anterior con casi 1000 metros positivos en 5 kilómetros (una autentica pared) para posteriormente bajar otros 5km hasta Vallorcine (km160).

Durante la bajada hemos llegado nuevamente hasta territorio Francés. Amanece un nuevo día en Vallorcine, son como las 07:00 horas de la mañana y llevamos en carrera 37 horas. Aquí hacemos la rutina de cada avituallamiento, agua , hidratos , BCAA, algo de sólido y vamos que nos vamos que afrontamos ahora sí la última subida. Sobre el papel una ascensión rápida hasta La Flegere, que nos dejaría a 10 kilómetros de meta, pero que ilusos…

Debido a las inclemencias meteorológicas la subida se realizaría por una senda diferente que parecía muy fácil, pero nada más lejos de la realidad. Tendremos que afrontar una primera parte de la subida con +D600m para posteriormente bajarlos nuevamente por un tramo muy técnico de muchas raices y bloques de granito hasta llegar caso a Argentiere, para luego volver a subir unos 5km hasta la estación de sky de la Flegere (2.000m) desde donde ya veríamos Chamonix y disfrutaríamos de unas privilegiadas vistas del Mont-Blanc.

 

La Flegere

 

Cierto que aquí ya habíamos roto toda nuestra rutina alimenticia y de hidratación, llevábamos casi 40 horas de carrera y solo pensábamos en llegar, abrazar a los nuestro y en dormir. Comenzamos a bajar y realizamos los 10 últimos kilómetros corriendo, esto quiere decir que habíamos gestionado muy bien las fuerzas, ya estamos en Chamonix , ahora solo falta disfrutar por sus calles y del ambiente que en ellas se respira. Nuevamente es indescriptible lo que allí hemos vivido, una ciudad volcada con nosotros, era nuestro momento, ánimos, gritos y golpes a las vayas publicitarios nos hacen entrar completamente emocionados en la plaza del Triangle de l’Amitié en Chamonix.

Un sueño hecho realidad, somos Finishers del UTMB tras 41 horas de carrera!!!

 

Meta

Gracias a Uglowsport, por proponernos ser embajadores de su marca en Canarias y por el mundo, a Wrightsocks por apostar por nosotros, al Ayuntamiento de Santa Maria de Guía por no olvidarse nunca de nuestras azañas pudiendo contar siempre con su apoyo y como no, muchísimas gracias una vez más a nuestras familias por estar siempre ahí, ustedes también son Finishers del UTMB.