Finalmente ha sido este año cuando nos hemos decidido a hacer La Tenerife BlueTrail. Se trata de una Ultra que ya desde hace varios años teníamos en mente pero que hasta la fecha por calendario y demás no la habíamos podido hacer. Lamentablemente y es lo que tiene el deporte, una inoportuna lesión ha hecho que solo el 50% del PioPioTrailTeam la pueda hacer, pero seguro que hay más oportunidades en el futuro.

La Tenerife BlueTrail no es una Ultra cualquiera, esta carrera te ofrece la oportunidad de cruzar la Isla de Tenerife desde cota 0 hasta los 3.555m, altura máxima que se alcanza con el ascenso al Teide. Son 102km de longitud que transcurren en un 70% por sendero, en un 17% por pista y en un 13% por asfalto.

 

A las 23:30 tomamos la salida desde la Playa de Fañabé al sur de la isla, en el municipio de Adeje. Salimos a un ritmo tranquilo sabiendo lo que nos viene por delante y teniendo en cuenta que no conocemos ni un solo metro del trazado.

A los 20´ de salir y tras abandonar el paseo marítimo por el que transcurren los primeros kilómetros, comenzamos un ligero pero constante ascenso que a medida que pasan los kilómetros va aumentando su desnivel durante aproximadamente 50 km pasando por La Quinta, Ifonche, Vilaflor, Madre del Agua y llegamos al Parador kilómetro 48,6 a 2.300 de altitud tras 9 horas de carrera. En este punto la organización nos permitia dejar un bolso de asistencia donde aprovechamos para poner algo de ropa de recambio, comida y un pequeño botiquín por si nos hacia falta.

Tras una parada de unos 15´y tras comer algo caliente, reanudamos la marcha dispuestos a afrontar el que será el tramo más complicado de la carrera ya no solo por su dificultad técnica sino por lo hostil del medio ya que serán 10km de ascensión al Teide con 1.200 de desnivel positivo en el que tendremos que luchar contra el frío y la falta de oxigeno debido a la altura en la que nos estamos moviendo.

Son 3 horas de ascenso a un ritmo muy lento donde podemos disfrutar de unas vistas espectaculares. Tras 12 horas de carrera llegamos a Rambleta a 3.555 metros de altitud y Kilómetro 59 de carrera.

El objetivo era llegar con piernas hasta este punto de carrera para luego poder afrontar bien la larga bajada de unos 26 km hasta la base del Asomadero en el kilómetro 85 de carrera. Afortunadamente el plan salió bien y tras coronar en Rambleta en el puesto 92/310 y hacer una bajada a un ritmo constante, llegamos a la base del Asomadero en el puesto 76/310.

Ya en la cara norte de la isla, nos encontramos con un cambio radical tanto en lo climatológico como en lo que al entono por el que vamos hace referencia.

Mucha humedad, abundante vegetación, pasando de la roca volcánica y el malpaís de la zona de las Cañadas a luego el bosque de pino canario para adentrarnos a medida que bajábamos de altitud en un bosque verde de brezos, laurisilvas, helechos, etc, todo ello acompañado de una fina lluvia que había estado cayendo incesantemente durante todo el día y que por tramos hacia bastante dificultoso incluso el simple hecho de mantenerse en pie.

A 17kilómetros de meta, nos toca superar la última tachuela de esta Ultra. El tan temido Asomadero es una subida de aproximadamente 2km en el que hay que ascender unos 600 metros positivos por un sendero bastante estrecho. Nos encontramos con fuerzas a estas alturas de carrera y seguimos superando a corredores.

Una vez coronamos, tenemos una bajada de 5 kilómetros que en condiciones normales se podría haber hecho muy rápida, pero en esta edición y tal y como estaba el firme de barro, había zonas en las que incluso tomamos la decisión de poner culo a tierra y dejarnos deslizar como si de un tobogán se tratara.

 

Una vez pasada esta zona tan complicada por el barro, ya estamos prácticamente al nivel del mar, solo falta costear durante unos kilómetros y comenzar a disfrutar de haber conseguido completar una Ultra más.

 

Al final 102 km en 19:01:17 puesto 70/310.

 

 

Video de la Carrera.