Fue a finales del mes de junio cuando nos enteramos de que La Transgrancanaria tendría una nueva modalidad para 2017.

La presentan como La Transgrancanaria 360º y desde un primer momento capta nuestra atención. Todo pinta que va a ser algo diferente a lo que habíamos vivido hasta la fecha y no dudamos en que éste iba a ser nuestro primer reto para 2017.

A partir de ahí y hasta la el 22 de febrero, fecha programada para la salida de esta prueba, plena dedicación para lograr superar esta gran aventura. Alimentación, entrenamientos, prueba de material, infinidad de detalles los que hemos tenido que ir definiendo y planificando para garantizar en la medida de lo posible culminar con éxito este gran reto.

La Transgrancanaria 360º es una prueba de Ultradistancia con 265km y +16500m en semiautosuficiencia y no está balizada. Disponemos de 101 horas para completar el recorrido y a lo largo del mismo se habilitan 5 bases de vida donde puedes comer, descansar e incluso recibir ayuda externa…

 

Llegó el gran día, son las 08:55 am y ya está todo listo para dar comienzo a La Transgrancanaria 360º, suena el «Ay mi Gran Canaria» de los Gofiones y se nos ponen los pelos de punta. En 3,2,1 arrancamos y ya no hay marcha atrás.

Los primeros kilómetros discurren por el Canal de Maspalomas y tenemos la sensación de que la gente está muy animada, se sale a un buen ritmo teniendo en cuenta de que aún tenemos por delante 265km. Nosotros a la cola del pelotón y así dejamos que transcurran los primeros kilómetros, durante los cuales nos acompaña Andrés, un corredor de Jaén con el que intercambiamos opiniones y quien nos comenta que su mujer y su hijo se lo están pasando pipa en un Hotel del Sur de la Isla mientras que él se ha embarcado en esta odisea.

Con el inicio de la primera subida en Arteara (km15) se empieza a quedar atrás y ya no volvemos a saber más de él en toda la carrera.

Desde un primer momento, tratamos de llevar bien controlado el tema de la alimentación y la hidratación. Comemos y tomamos sales a raja tabla cada hora (frutos secos, alguna fruta, barritas, sandwiches, etc.)

A partir de esta primera subida y se puede decir que hasta la línea de meta, en todo momento vamos cogiendo a otros corredores, lo que nos da confianza y nos anima a seguir la estrategia de carrera que nos habíamos marcado desde un primer momento.

Sobre las 14:00 horas llegamos a Tunte (km 32), primer pueblo por el que pasamos desde que tomamos la salida. Hacemos una pequeña parada de unos 15´en uno de sus bares y aprovechamos para compar algo de agua y unas naranjas.

Una vez hemos repostado, reanudamos la marcha y encaramos la última subida previa a la primera Base de Vida en Garañón.

Durante este tramos recibimos una llamada de Onda Cero Radio para entrar en directo en antena en el programa de deportes Onda Deportiva, ya que quieren que cada día de carrera les vayamos contando cómo nos va y así compartir esta maravillosa experiencia con todo el mundo.

Tras la desconexión, nos unimos a un grupo de corredores suecos y norte americanos y recibimos la visita de unas amigas no invitadas a la fiesta… sufrimos un ataque de abejas hasta el punto de que una de ellas se nos mete dentro de la ropa y prácticamente nos lo tenemos que quitar todo para evitar la picada que ya estaba asegurada. Afortunadamente todo quedó en un susto.

A partir de aquí iniciamos una dura subida hasta el Pico de las Nieves a 1.928m de altitud, siendo este el punto más alto de la Isla y de la carrera. Pasamos por varios tramos muy técnicos y de máxima dificultad, pero cuando nos damos cuenta ya hemos coronado y tras una pequeña bajada de 2km aprox. ya estamos en Garañón (km38) y primera Base de Vida.

Son las 17:00 horas y aprovechamos para ponernos ropa limpia, comer caliente y cargar los diferentes dispositivos electrónicos que llevamos en carrera. Las Instalaciones de Garañón (complejo de cabañas de madera con comedor, baños, dormitorios, etc.) reúnen todos los requisitos necesarios como refugio de montaña y la verdad es que no nos faltó de nada.

Según lo previsto, hacemos una parada de 1 hora, por lo que a las 18:00 horas reanudamos la marcha forrados hasta las cejas ya que hace bastante frío (en torno a los 0ºC), llueve y hay poca visibilidad debido a una intensa niebla y nos dirigimos a afrontar nuestra primera noche en carrera.

Las primeras horas de noche coinciden con la subida hacia el Roque Nublo, la niebla es cada vez más espesa lo que nos dificulta la visibilidad con los frontales hasta el punto de que nos perdemos en varias ocasiones.

Una vez giramos hacia la zona Suroeste de la Isla y bajamos algo de altitud, mejora el tiempo y volvemos a cobrar confianza en la marcha. Llegamos a la Presa de las Niñas (km60) sobre las 21:00 horas. A partir de aquí, tenemos una subida hacia la montaña de Tauro donde volvemos a coger a más corredores y luego una bajada bastante tendida hacia el pueblo de Mogán donde los últimos 2 km son muy verticales y técnicos.

Sobe las 24:00 horas llegamos a Mogán (km 72) y hacemos otra parada para repostar agua y comprarnos unos bocadillos de tortilla francesa. Tras unos 40´, salimos ya dirección La Aldea, pero previamente nos quedan tres subidas no muy largas pero que vamos enlazando una tras otra pasando por Veneguera, Tasarte y Tasartico y luego una bajada bastante tendida de unos 10km aprox. hasta La Aldea (km98) segunda Base de Vida donde llegamos a eso de las 08:00 am del Jueves.

Aquí la idea inicialmente era parar una 5 horas y dormir al menos 3, pero las circunstancias no nos lo permitieron. Se trata de una residencia escolar y a esas horas había mucho ruido por lo que optamos por cambiarnos de ropa, tumbarnos una hora, comer y seguir la marcha. A las 11:00 horas ya estamos nuevamente en carrera.

 Salimos de La Aldea y teniendo en cuenta el día de sol que íbamos a tener, decidimos parar a comprar algo de crema solar y la verdad es que fue todo un acierto.

A partir de aquí, tendremos una subida bastante larga pero a su vez muy bonita hasta Alta Vista, donde compartimos todo ese tramo con un corredor italiano bastante experimentado en este tipo de carreras habiendo participado en tres Tor de Geants entre otras carreras.

Tras haber coronado Alta Vista, bajamos hacia El Risco. Ahí volvemos a enlazar con otro grupo de corredores y hacemos una parada en un bar de la zona para repostar nuevamente agua y comernos unos bocadillos de pechuga junto con un pincho de tortilla. Son las 17:00 horas y tras 40´de avituallamiento, afrontamos una dura subida de 1.000 m de desnivel pasando por algunos tramos bastante peligrosos en los que prácticamente hay que hacerlos a cuatro patas para llegara  Tamadaba.

Una vez entramos en el Pinar de Tamadaba toca volver a abrigarse ya que hay bastante humedad y comienza a caer la segunda noche.

Sacamos los frontales y bajamos hacia La Presa de los Pérez, El Hornillo (donde nos está esperando nuestro amigo Pablo y nos ofrece agua de una fuente junto a la iglesia) y llegamos a San Pedro donde nos están esperando algunos de nuestros familiares junto al Bar La Palma. Son las 21:00 horas del viernes y toca nuevamente parada técnica para repostar agua, tomar algo caliente y comer algo sólido. Estamos en el Km 130 de carrera.

Sobre las 21:30 salimos dirección Santa Maria de Guía, por delante 15km hasta la tercera Base de Vida. Hace 2 semanas hicimos este tramo y la verdad es que es muy llevadero. Sin darnos cuenta llegamos a Santa Maria de Guía, ahora jugamos en casa.

Son las 01:30 am y la acogida en El Albergue de Guía es fantástica.  Caras conocidas nos dan la bienvenida. Es momento de comer bien, cambiarnos de ropa y dormir 3 horas.

Sobre las 08:00 del viernes retomamos la marcha con muchos ánimos y confianza.

Por delante toda la zona de medianías del Norte de la Isla, pasaremos por Tres Cruces, Casas de Aguilar, Los Mondragones, El Palmital, Los Desaguaderos, Barranco Moya, Moya pueblo, Barranco de Azuaje y llegamos a Los Chorros. Durante toda esta mañana hemos ido intercalando momentos de lluvia con pequeñas treguas y eso sí, muuucho barro…

Son las 14:00 y entramos en la Finca de Osorio pasando el el Pico del Rayo para posteriormente llegar al pueblo de Teror. Es aquí donde volvemos a recibir una llamada de nuestros amigos de la Radio. El día anterior fue imposible la conexión debido a que la zona por la que transitábamos durante la jornada del jueves (Alta Vista y El Risco) era una zona bastante aislada y no tenía cobertura.

Ya en Teror (Km 160) volvemos a parar junto a la Iglesia del Pino para comernos unos bocadillos y repostar algo de agua.

Sobre las 15:30 salimos dirección Santa Brígida. Continuamos con la moral intacta y a medida que avanzamos en carrera ganamos en confianza. Parece mentira que con más de 50 horas en carrera y tan solo 4 horas de sueño, estemos con tan buen humor y en disposición de seguir disfrutando de esta experiencia.

El tramo hasta Santa Brígida transcurre por el camino de Pino Santo, para nosotros completamente nuevo pero muy conocido en la Isla por todos aquellos que hacen la peregrinación cada año hacia la Basílica del Pino con motivo de las Fiestas de la Virgen del Pino (Patrona de Canarias).

Sobre las 17:00 horas del viernes llegamos a Santa Brígida donde nos esperan nuestros familiares. Nos damos un homenaje en la Pastelería La Real con tarta de chocolate y plátano incluída y a las 18:00 ponemos rumbo a Valsequillo donde está la cuarta Base de Vida.

Al salir de Santa Brígida pasamos por La Atalaya y luego cruzamos un barranco donde ya nos coge la tercera noche. Al salir de dicho barranco volvemos a adelantar a algunos corredores más e iniciamos la última subida antes de llegar a Valsequillo. Toda esta zona, la carrera transcurre por pistas anchas y fáciles de caminar y de correr.

A Valsequillo (km195.5) llegamos sobre las 21:30 horas del viernes. Volvemos a pasar un buen rato con nuestros familiares que llevan bastante horas haciéndonos el seguimiento en carrera y mandamos a pedir un par de pizzas. La verdad que damos un diez a los voluntarios que nos dan asistencia ya que son todo atenciones. En esta base de vida decidimos parar a dormir 4 horas y nos levantamos a las 03:30 del sábado. Sobre las 04:30 decidimos continuar afrontando ya la última tirada de 65km hasta la meta.

Aun de noche y con los frontales puestos, salimos de Valsequillo dirección Barranco los Cernícalos. Pasados 5 km, iniciamos una larga y constante subida de aproximadamente 10KM que transcurre por el fondo del barranco donde la vegetación es bastante abundante y por el que discurre gran cantidad de agua, alternando algunas cascadas con varios riachuelos que tenemos que cruzar en varios tramos del barranco.

Esta subida que hacemos a buen ritmo nos lleva hasta La Caldera de Los Marteles, situada a 1.529m de altitud.

A partir de ahí continuamos por una bajada de unos 5KM hasta el Barranco de Guayadeque.

Atrás dejamos la humedad y el frío de la mañana de la parte Noreste para pasar a la cara Sureste de la Isla. Sobre las 11:00 del sábado llegamos a Guayadeque y aprovechamos en uno de los restaurantes que hay en la zona para reponer agua y hacer una parada de 15´.

Tras ese breve descanso, nos dirigimos hacia una subida bastante vertical de 1KM de distancia  pero con un desnivel positivo de aproximadamente 600 metros. Hay momentos en los que pasamos por zonas bastante expuestas con una gran caída que impresiona bastante.

Durante este tramo nos acompaña un corredor francés que al parecer tiene miedo a las alturas. Por momentos lo pasa realmente mal por lo que decidimos escoltarlo hasta lo alto de la cresta y así hacerle más fácil dicha ascensión. Tras varios momentos complicados, finalmente lo conseguimos y una vez arriba ya bajamos a tumba abierta hacia Temisas (Km 220).

En Temisas volvemos a encontrarnos con nuestros fieles e incondicionales familiares que a su manera también están haciendo la 360º. Chapó para todos ellos. Han sido un auténtico pulmón para nosotros durante toda la carrera.

De Temisas ya nos dirigimos hacia La Sorrueda, quinta y última Base de Vida de las que disponíamos durante toda la carrera. Durante este tramo el calor ya aprieta pero no entraña ningún tipo de dificultad ya que no es nada técnico y se puede incluso hasta correr lo que buenamente el cuerpo te permite a estas alturas. Pasamos por la Fortaleza de Ansite.

La Fortaleza es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la Arqueología de Gran Canaria. Está formado por tres roques, La Fortaleza Grande, la Fortaleza Chica y Titana.

Este lugar se ha vinculado con la rendición de los aborígenes canarios el 29 de abril de 1483 a las tropas castellanas, tras la cual el caudillo Bentejuí y el Faycan de Telde, Tazarte, se despeñaron por sus riscos al grito de ¡Atis Tirma! No obstante en la actualidad se pone en duda que dicho acontecimiento sucediera en este lugar. Hoy en día los arqueólogos piensan que este yacimiento pudo ser el templo de Humiaya, uno de los dos grandes templos de los aborígenes de Gran Canaria.

Tras esta breve clase de historia llegamos a La Sorrueda (Km 233.4) sobre las 15:00 horas. Bebemos, comemos, charlamos de forma animada con los voluntarios y acompañantes de otros corredores y nos preparamos con todo lo necesario para afrontar los últimos 34km hasta La Meta en Meloneras.

Una hora después, sobre las 16:00 horas del sábado, dejamos la última Base de Vida en La Sorrueda y nos dirigimos hacia el Macizo de Amurga. Son unos 6km de subida donde los primeros 4 km son bastante cómodos y transcurren por un sendero bien marcado. Los últimos 2 km antes de coronar son muy técnicos y volvemos a tener que desplegar todo nuestro repertorio de técnicas de escalada y trepamos como cabras por esos riscos a los que tan difícil se hace el acceso. Damos gracias de poder haber hecho este tramo con la luz del día ya que si no se hubiera hecho aun más difícil y peligroso. Son las 18:30 aproximadamente, la tarde comienza a caer pero ya vemos a lo lejos luces que nos dicen que estamos muy cerca de lograr nuestro objetivo.

Cuando ya pensábamos que todo iba a ser coser y cantar, la organización nos tenía guardada una sorpresa más. Justo en el momento en el que se nos hace de noche, discurrimos por una zona campo a través en la que no hay camino ni sendero alguno y en la que tenemos que tirar de GPS para poder mantener el rumbo correcto. Sin lugar a dudas y aunque parezca mentira, es el momento de carrera más complicado en el que nos hemos visto. Se nos hace muy pesado y parece que nunca vamos a lograr salir de ahí.

Finalmente y tras varios kilómetros de agonía, logramos ver la luz al final del túnel y llegamos a la civilización, estamos en San Agustín. recibimos el último aliento de nuestros familiares y ya sin parar continuamos por toda la costa pasando por diferentes playas como San Agustín, Las Burras, El Cochino, Playa del Inglés y Maspalomas.

 

10 kilómetros de arena junto al mar que son suficientes para echar la mirada atrás y comenzar a valorar lo que estamos a punto de conseguir, ser Finishers de la primera edición de La Transgrancanaria 360º.

A las 22:45 del sábado noche, tras 85 horas y 53´cruzamos la Meta (Km 265) en el puesto 38 y 39 respectivamente de la general.

Somos Finishers y esto ya no hay quien nos lo quite!!!

Video de la carrera…